Violencia Doméstica

Violencia Doméstica de Género e Intergeneracional. La violencia nunca se justifica, afecta seriamente la salud física y mental de quien la sufre y de quienes le rodean.

 

En toda consulta la mujer afectada tiene derecho a solicitar atención y el personal de salud tenerlo en cuenta como parte de su patología o como su única patología a tratar.

En  Medica Uruguaya encontrarás un Equipo de Referencia Integrado por: Médico/a Psiquiatra, Licenciado/a en Enfermería. Licenciado/a en Trabajo Social, Licenciado/a en Psicología y Dr/a. en Abogacía.

Este Equipo Técnico forma parte de la RED de Violencia Doméstica del Ministerio de Salud Pública. Asesora y capacita a los profesionales de Salud, y atiende los casos de mayor gravedad, brindando en los casos que considere necesario:

A mujeres víctimas de Violencia Doméstica mayores de 15 años:
Asesoramiento gratuito en las áreas Jurídica, psiquiátrica, médica y social.
Derivación a:
Atención psicológica en crisis
Grupo de apoyo para mujeres víctima de VD
Psicoterapia individual
Tratamiento Psiquiátrico.

A niños víctimas de Violencia Doméstica
Asesoramiento familiar
Asesoramiento jurídico
Derivación a:
Psicoterapia individual
Tratamiento psiquiátrico

A adultos mayores víctimas de Violencia Doméstica
Asesoramiento gratuito en las áreas Jurídica, psiquiátrica, médica y social
Derivación a:
Psicoterapia individual
Tratamiento psiquiátrico

Se accede:
 De forma voluntaria (no requiere pase)
 Las consultas no tienen costo

Para concurrir al servicio debe agendarse previamente concurriendo personalmente al Anexo 4: 8 de octubre 2589 de Lunes a viernes de 8 a 20hs y sábados de 8 a 12hs.

Días de Atención:

Lunes: 14hs Martes: 13 hs, Jueves: 8 hs., Viernes: 13 hs
Teléfono: 24870525 int 5617/5618 (horario Administración 9 a 15hs)

¿Por qué violencia de género?
La violencia en general es el uso de fuerza física o poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo.


La violencia ejercida contra la mujer es un fenómeno universal que persiste en todos los países del mundo, siendo considerada como uno de los principales problemas de salud pública que atenta contra los derechos humanos. Según la OMS, aproximadamente 1 de cada 3 mujeres a nivel mundial son víctima de violencia en algún momento de sus vidas. Se trata de un problema social de enorme magnitud debido a su gran incidencia en nuestra población y a la gravedad de las secuelas tanto físicas como psicológicas.
Se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:
a. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual;
b. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o cualquier otro lugar, y
c. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, donde quiera que ocurra.

¿Por qué violencia intergeneracional?
La violencia también puede ejercerse a través de relaciones de poder basadas en la vulnerabilidad propia de los extremos de la vida.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define maltrato infantil como:
cualquier forma de daño físico y/o emocional, abuso sexual, negligencia o cualquier forma de trato negligente, comercial u explotación, que resulta en daño actual o potencial a la salud, supervivencia o desarrollo de la dignidad, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder.

Los niños que presencian y conviven con situaciones de violencia experimentan problemas de ajuste conductual, social y emocional (baja autoestima, depresión, impulsividad, conducta antisocial), que se traducen en conducta antisocial en general, depresión y ansiedad y problemas en la escuela. Los niños que son victimizados presentan un mayor riesgo de desarrollar síntomas psicopatológicos y depresión y se comportan de manera agresiva. El maltratro físico puede ocasionar secuelas físicas a corto plazo, como lesiones diversas en la piel (heridas, quemaduras, laceraciones y abrasiones), heridas abdominales y toráxicas, fracturas en diversas partes del cuerpo, daños en el sistema nervioso central, traumas severos en las vísceras, daños oculares, daños sexuales y reproductivas e incluso la muerte.

Respecto al maltrato en las personas mayores, es un problema existente pero poco conocido bien por el silencio de las víctimas, de los cuidadores, del resto del entorno del anciano, o simplemente por el desconocimiento general que existe hacia él. El maltrato al anciano constituye un grave problema de salud. El maltrato de las personas mayores puede ser un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza. Este tipo de violencia constituye una violación de los derechos humanos e incluye el maltrato físico, sexual, psicológico o emocional; la violencia por razones económicas o materiales; el abandono y la negligencia.

Todo el personal de salud debe escuchar, contener, orientar, informar y brindar tratamiento a quien sufre Violencia Doméstica.